9 señales que acusan deficiencia de proteínas

Si estás experimentando cambios en tu cuerpo o mente, sigue leyendo. Descubre las 9 señales que acusan deficiencia de proteínas en el organismo.

¿Por que son tan importantes las proteínas?

Las proteinas son el basamento para el crecimiento y sustento del organismo. Son compuestos creados a partir de largas cadenas de aminoácidos, considerados elementos indispensables para nuestra salud física y psiquica.

De hecho, tanto los tejidos como los órganos y los músculos de nuestro cuerpo están constituídos a partir de la union de estas cadenas proteicas.

Ellas cumplen un papel fundamental. Permiten cicatrizar heridas, regular el nivel de glucosa en sangre y eliminar bacterias y otros agentes patógenos, previniendo el desarrollo de enfermedades.

El cuerpo nos avisa ante la carencia de proteína con ciertos signos o síntomas característicos. A continuación te comentamos cuales son para que te hagas un auto-examen:

9 señales que acusan deficiencia de proteínas

1. Ansiedad y cambios de humor

La proteína es la responsable de los procesos mentales, emocionales y cognitivos en el cerebro. La síntesis de los aminoácidos conduce a la producción de dopamina y serotonina, dos productos químicos que promueven la liberación de energía. Son denominadas “hormonas de la felicidad”, debido a la sensación de alivio y bienestar que producen.

2. La exposición a lesiones más frecuentes

La proteína es responsable de la absorción de calcio, que fortalece los huesos. El déficit de proteína conduce a la debilidad osea y muscular. Se incrementa el riesgo a la producción de lesiones con mayor frecuencia. Inclusive crece la propención al desarrollo de osteoporosis.

3. Conciencia borrosa

En este apartado podemos enumerar varios síntomas concurrentes: fatiga, falta de atención o problemas en la concentración. Además se cuentan problemas de memoria y disminución de la agudeza visual. Cada uno de estos problemas refiere a un desequilibrio químico en el cerebro.

4. Colesterol Alto

La falta de proteínas en el organismo es, con frecuencia, el resultado de un consumo excesivo de hidratos de carbono y grasas. Reduce la ingesta de estos y aumenta el consumo de alimentos ricos en proteína. La escasez de ella explica los procesos inflamatorios persistentes y los desequilibrios hormonales.

5. Problemas gastrointestinales

Un metabolismo saludable y buena digestión requieren de cantidades importantes de aminoácidos. Cuando éstos no son suficientes, nuestro intestino produce menos enzimas y el peristaltismo se debilita.

6. Ciclo menstrual irregular

Una dieta baja en proteínas con un alto consumo de azúcar puede derivar en un cuadro de resistencia a la insulina, fatiga constante, inflamación y el aumento de peso, lo cual puede alterar el equilibrio de las hormonas femeninas (incluyendo el estrógeno, progesterona y andrógenos suprarrenales DHEA), necesarios para mantener un ciclo regular.

7. Deficit o disminución de rendimiento en la actividad física

Para crear masa muscular se requiere proteína. Si no incorporas proteína a tu cuerpo, reducirás la eficacia en tu desempeño físico y deportivo. Esto se produce debido a dos razones:

1) No posees la energía necesaria para desarrollar actividad física
2) No logras una correcta recuperación muscular debido a la deficiencia de proteínas.

8. Trastornos del sueño

La deficiencia de proteína afectará tu sueño. Si te nutres principalmente con alimentos ricos en hidratos de carbono, estos reemplazarán a la proteína, y reducen la cantidad de insulina necesaria para equilibrar los niveles de azúcar en la sangre. Además, la carencia de proteína puede aumentar el nivel de cortisol ( “hormona del estrés”) y provocar insomnio. Ninguno de estos factores contribuyen a un buen sueño.

9. Aumento de Peso

Existen excelentes fuentes de proteína (como el pescado y huevos) que puedes utilizar como sustituto a los alimentos ricos en carbohidratos como las harinas, gaseosas y otros abundantes en grasa.

La diferencia fundamental es que la proteína genera sensación de saciedad, estabiliza los niveles de azúcar en la sangre mejor que los carbohidratos o las grasas. Por lo tanto, si consumes alimentos ricos en proteína no vas a sentir necesidad de alimentarte constantemente, y por consecuencia, bajas de peso.

Fuentes de proteínas recomendadas:

Carnes rojas (carne vacuna)
Carne de ave (pollo, pavo)
Huevos
Pescado (atún, salmón)
Almendras
Semillas de chía
Frijoles
Brócoli
Coles de bruselas y repollo
Champiñones
Espinacas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *